Escucha o lee el artículo…

La ansiedad podemos verla en cualquier momento de nuestro día en el que estemos pensando en el momento siguiente. En cualquier instante en el que estemos buscando soluciones a algo sin tomar conciencia de que en este momento esta sucediendo algo, algo increíble y natural como el latido de mi corazón.

Cuando veo que mis pies corren detrás de alguna emoción, intención, esperanza o anhelo, me paro a sentir y busco un segundo de paz, de comprensión, de alivio para ese correr, para esos pasos cansados y ansiosos. En ese instante respiro, levanto los ojos un instante del futuro y los deposito en el presente, en mi cuerpo, en mi respiración.

Claro que no es fácil, lo sé, tampoco yo soy un ser elevado y esto me cuesta aunque sigo intentándolo cada vez y en esos intentos voy encontrando la paz. Es un ejercicio constante, casi obsesivo sin serlo. En ocasiones me río de mi misma y de las vueltas que le puedo dar a mi cabeza, y en otras, simplemente llego a ese estado de calma, de no búsqueda de espera a lo que la vida traiga, de aceptación y de amor. En esos instantes reconozco que cualquier esfuerzo ha merecido la pena, y el esfuerzo cada vez es menor, y el camino cada vez es más claro, más lleno de calma, más compasivo.

La ansiedad es un síntoma de un iceberg mucho mayor que se esconde debajo de ella, ese es el objetivo de la terapia, descubrir los colores y los componentes de ese iceberg escondido, lleno de miedos, de complejos, de dudas, de silencios, de inseguridad, de expectativas, de … esa es la búsqueda.

La meditación, la contemplación, la oración … llámale como quieras, practícalo, dedícate un tiempo al día y deja de correr detrás de la vida, porque no puedes atraparla con las manos, vas en ella. Aprender a parar y a comprendernos y tomar conciencia de lo que hay, ese es el entrenamiento. La meta, no existe, es solo un estado del ser, un instante de paz y después … la espera, confianza, aceptación y buenos alimentos.

¿Cuál es tu experiencia? Cuéntame lo que creas que puede aportar algo, o lo que quieras…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.