Conocimiento contemporáneo sobre Meditación

Lee o
escucha el artículo

Siendo la meditación una práctica que data desde hace más de tres mil años, la investigación científica se ha hecho cargo de ella apenas desde comienzo de la década de los `60. Los primeros intentos quisieron, esporádicamente, registrar algunas de las hazañas fisiológicas de maestros yoghis[1]. Sin embargo, la investigación sistemática no comenzó sino hasta comienzos de la década de los `70. Los psicólogos transpersonales han sido quienes han aportado esperanza para tender puentes que unan las prácticas de disciplinas orientales con la investigación empírica de Occidente.

La investigación se ha centrado, en esos años, en medir variables objetivas, biológicas, que son muy imprecisas respecto de los sutiles cambios vivénciales que se experimentan en la meditación.

En la actualidad y con el mayor desarrollo de la tecnología se tiende a mediciones refinadas y sensibles. La mayor parte de la experimentación tiende a centrarse en los efectos de la meditación por sobre la interacción que tendría con otros factores como la personalidad, edad y género de quienes la practican. 

Se conocen efectos verificados en las áreas psicológicas, fisiológicas y químicas. Se suponía inicialmente que los distintos tipos de prácticas poseían efectos equivalentes, al parecer la investigación sugiere que las diferentes técnicas poseen efectos peculiares (Walsh, 1980). La forma de clasificar las reacciones ante la meditación consiste en considerar las variables psicológicas, fisiológicas y químicas.

a) Variables Psicológicas:

La evidencia experimental señala que la meditación produce varios beneficios psicoterapéuticos. Favorece el bienestar psicológico y la sensibilidad perceptiva, reduce la ansiedad y algunos estudios han mostrado un incremento de la autoestima, la confianza y la actividad académica (Shapiro & Giber, 1978). Pacientes psiquiátricos encuentran alivio a diversos trastornos con práctica diaria de meditación trascendental (Walsh, 1980; Craig, 2004).

Algunas de las experiencias que se reportan en meditadores principiantes consideran emociones intensas y lábiles, episodios de excitación y relajación profunda, aumento de claridad perceptiva, así como el aumento de la visión psicológica interna, percepción de la dificultad para controlar la mente y para no perder la concentración (Kornfield, 1979; Lesh, 1979; Leung, 1973). Es una amplia gama, como resultado de una mayor apertura puede darse cualquier tipo de vivencia (Baerentsen, 2001).

En tanto los meditadores experimentados suelen reportar experiencias profundas de una calma basal, ecuanimidad que excluye las reacciones que impiden apreciar diferentes experiencias (Goldstein, 1976; Aftanas & Golocheikine, 2005). También se reporta profundización en la comprensión intelectual. Mediciones experimentales indican mayor sensibilidad perceptiva, los umbrales sensoriales descienden y se incrementa la capacidad de empatía (Kornfield, 1979; Valentine & Sweet, 1999).

b) Variables Fisiológicas:

La primera evidencia que surge es que los efectos de la meditación pueden observarse como consecuencia de otras técnicas como estrategias de autocontrol, relajación y auto-hipnosis (Shapiro, 1978). Pero ocurre que las variaciones metabólicas significativas (baja en consumo de oxigeno, baja en producción de anhídrido carbónico y lactato en la sangre) no está claro hasta qué punto son particulares de la meditación (Wallace, 1970; Lutz et al., 2004).

En la fisiología cerebral, mediante EEG, se ha observado que las pautas eléctricas son más lentas y sincronizadas, con predominio de ondas alfa; mientras que en meditadores experimentados pueden llegar a pautas de ondas theta (Fenwick et al., 1977). Análisis más precisos han mostrado sincronización tanto entre áreas correspondientes de ambos hemisferios cerebrales, como dentro de cada hemisferio individualmente (Glueck y Stroebel, 1978).  En síntesis, hay evidencia que muestra tanto respuestas metabólicas como nerviosas (Dun, Hartigan & Mikulas, 1999).

c) Variables Neurales:

Así como los primeros estudios con EEG, también los trabajos en neuroimágenes tienen variaciones significativas en sus diseños y en el tipo de meditación estudiada y, por lo tanto, presentan frecuentemente resultados controversiales. A pesar de ello, han surgido hallazgos consistentes:


[1] Maestro Yoghi: es un practicante experimentado y avanzado en la práctica de Yogha.

Tabla 1: Ejemplos de Ejercicios para una Práctica Cotidiana de Mindfulness

Lee o escucha
la tabla de ejercicios

Finalidad del EjercicioConsigna
Activar la Auto-Observación1.-Sintonícese con su respiración en diferentes momentos del día, sintiendo el vientre pasar por una o dos levantadas y caídas.
2.-Llegue a ser consciente de sus pensamientos y sentimientos en esos momentos, sólo observándolos sin juicios sobre ellos o sobre usted mismo.
3.-A la vez, sea consciente si hay algunos cambios en la forma en que usted está viendo las cosas o sintiéndose respecto de usted mismo.  
Activar la Atención/Concentración1.-Encuentre una postura confortable. Cierre sus ojos. Permita que su cuerpo este agradado, apoyado por la silla. Advierta directamente la sensación de su cuerpo en contacto con ella.
2.-Advierta que su respiración esta avanzando apropiadamente.
3.-Disminuya su atención al fluir de su respiración en la punta de su nariz, como contacta las fosas nasales.
4.-Cuando su atención se dispersa, y usted advierta que así es, regrese su atención a la punta de su nariz.
5.-Permítase un poco más de respiración antes de abrir sus ojos lentamente.  
Activar la Atención Plena1.-Encuentre una postura confortable. Cierre sus ojos. Permita que su cuerpo este agradado, apoyado por la silla. Advierta directamente la sensación de su cuerpo en contacto con ella.
2.-Permita que surja en su campo de experiencia lo que sea (imágenes visuales, sonidos, sensaciones físicas, sentimientos, grupos de pensamientos), dejándolos ir y venir, moverse libremente.
3.-Después ponga atención a lo que viene a ser predominante en el campo de la experiencia. Mentalmente advierta y asigne una etiqueta verbal el tipo de pensamiento que más destaca, tales como análisis, planeamiento, recuerdo, escucha y así sucesivamente.
4.-Tome unas pocas respiraciones antes de abrir lentamente los ojos.  

Extraído del artículo: Un Nuevo Concepto para la Comprensión e Intervención en Psicología y Psicoterapia: Mindfulness o Atención Plena.

Laura Moncada A. y Marcelo R. Cárcamo (2010- Universidad de Chile)